Una familia asertiva es una familia feliz

Lo esencial en la vida familiar es el amor y como lo expresamos y lo comunicamos entre nosotros. La comunicación asertiva es la mejor manera de expresar ese amor, a nuestros niños, a nuestra pareja y nosotras mismas.

La comunicación asertiva es clara, no tiene dobles sentidos ni intenciones ocultas, no se basa en un juicio de las acciones de los demás, acepta las opiniones y decisiones de otros como son sin etiquetas y expresa su desacuerdo sin miedos.  Una persona asertiva protesta si es necesario, lo hace con respeto, sin que se vuelva una queja, sin acreditar la opinión propia como más valida o inferior. De allí el equilibrio. Cuando eres asertiva validas tantos tus derechos y deberes de expresarte y hasta de equivocarte, como el de los demás y reconoces los diferentes roles en la familia y las responsabilidades que implican sin darle  más valor a uno que a otro. Todos son importantes y únicos. Todos merecen y necesitan respeto y expresarse con libertad.

Cuando  hablamos  de la comunicación asertiva en la familia nos referimos a esa facultad de comunicarte con naturalidad sin miedos, ni agravios, partiendo del profundo amor y  respeto. Con la asertividad se establecen como dice Stephen Covey relaciones interdependencia. Relaciones entre de individuos sanos emocionalmente, con una autoestima fuerte, relaciones humanas saludables y significativas, donde se fomenta la autenticidad e independencia.  ¡Qué mejor para tu familia, para tus hijos!

Sigue leyendo

Anuncios